• Neuquén: contra la precarización laboral en el Estado

    Data:2012.09.06 | CategoríaEstatales, Neuquén | Etiquetas: ,,,,

    Desde la Agrupación Violeta Negra, la Corriente Nacional Nuestra Lucha y la Bancada Ceramista del Frente de Izquierda y los Trabajadores, lanzamos una campaña de denuncia y organización contra el trabajo precario en el Estado. Arrancamos con visitas a distintos lugares de trabajo con el diputado provincial Alejandro López, para hablar con los/as trabajadores/as y presentarles el Proyecto de Ley que estamos impulsando contra esta precarización. Abrir este debate en la Legislatura es un importante punto de apoyo que debemos acompañar con organización, unidad y lucha desde las bases. Para esto lanzamos una gran campaña. En todas las reparticiones estatales existen bolsones de precarización laboral, que adquieren diferentes formas pero tienen un denominador común: los/as trabajadores/as realizan la misma tarea que los de planta pero están contratados fuera de convenio, no tienen obra social, vacaciones, aguinaldo, asignaciones familiares, aportes jubilatorios, ni continuidad laboral asegurada. Les descuentan los días por licencia médica, sus salarios en la mayoría de los casos están por debajo de la línea de pobreza y cobran con meses de atraso. El diputado Ceramista Alejandro López hizo a principio de año un pedido de informes en las distintas dependencias estatales. Este pedido fue respondido en forma parcial, o ni siquiera respondido. Desde la Subsecretaría de Salud informaron la existencia de trabajadores mensualizados, contratados y monotributistas. Pero no informaron la cantidad de trabajadores/as tercerizados que prestan servicios de limpieza, cocina, en los distintos hospitales, centros de salud y oficinas de la Subsecretaría. Son compañeros/as que sostienen junto a los/as trabajadores/as de planta el Sistema Público de Salud que el gobierno vacía y destruye sistemáticamente. Cobran salarios inferiores por la misma tarea, son perseguidos y amenazados por supervisores, sin derecho ni siquiera a hablar y organizarse sindicalmente. La privatización y tercerización de servicios avanza, en beneficio de los empresarios amigos del gobierno. Es la principal fuente de precarización laboral en Salud. La misma situación se da en Educación. Producto de las leyes educativas del gobierno, crece la inestabilidad y precarización cientos de docentes jóvenes. Desde el Ministerio de Desarrollo Social, principal bolsón de trabajo precario en el Estado, ni siquiera se contestó el pedido de informes. Según ATE, están precarizados más del 64 % de los/as trabajadores/as. Hay quienes han pasado los 25 años de servicio y no tienen aportes jubilatorios, y se les ofrecen pensiones asistenciales para reemplazar la jubilación que les corresponde. Ningún trabajador/a de este ministerio cobra un salario por encima de la línea de pobreza.

     

    Organización y lucha contra la precarización

    La precarización laboral es una violación a los derechos laborales más elementales de los/as trabajadores/as que sostenemos los hospitales, centros de salud, escuelas y programas sociales. Mientras garantizamos los derechos de la población, el gobierno provincial precariza a los/as trabajadores/as y vacía sistemáticamente estos servicios, así como los programas destinados a la atención de los niños/as y adolescentes en situación de vulnerabilidad. El gobierno intenta dividirnos entre trabajadores/as de planta, mensualizados, contratados y tercerizados para debilitar nuestra capacidad de organizarnos y lucha. Las conducciones sindicales son funcionales a esta política. ATE-CTA, UPCN y su Frente de Gremios Estatales, siguen enredados en sus propias disputas, pero ninguno plantea un plan de lucha serio y unitario para terminar con el trabajo tercerizado y precarizado en el Estado, para conquistar un salario igual a la canasta familiar y para pelear por los derechos de la población con la cual trabajamos. Por eso, la lucha contra la precarización está ligada a la lucha por echar a la burocracia de nuestros sindicatos y recuperarlos como herramientas de lucha y organización.