• La degradante condición obrera bajo el kirchnerismo

    Data:2012.10.24 | CategoríaEstatales, Nacional | Etiquetas: ,,,,

    ART: «voto positivo» de Cristina y Macri contra la vida obrera

    Por: Leandro Sorribas

    Ante una deslucida Jornada de la CTA y CGT opositoras y un Congreso militarizado.

    En el día de hoy, convocado por la CTA de Micheli y la CGT de Moyano, unos 6000 trabajadores nos hicimos presentes en el Congreso para decir No a la Ley de ART. Mientras, dentro de un Congreso vallado y militarizado, el bloque del FPV logró 139 votos afirmativos, con el bloque del PRO, por las modificaciones reaccionarias a la Ley de Riesgo de Trabajo (LRT), tras las órdenes de CFK y con los aplausos de la UIA. Estas modificaciones como ya venimos denunciando, perpetúa y avala la ley menemista y se le sumó la eliminación de la llamada “doble vía”. Como denunciábamos en el volante de la Marrón Clasista de ATE, que repartimos por miles: “Como será la ley, que la Unión Industrial Argentina la defiende. Su vicepresidente Funes de Rioja lo dijo con claridad: ‘esta ley termina con la industria del juicio’. Sí, justamente, miles son los trabajadores que terminan en juicios larguísimos por los accidentes producidos en los trabajos, y la Ley K pretende terminar con esto. En definitiva perpetúa y avala a la ley menemista de ART. No sólo achicó los montos por accidente, sino que obliga a los trabajadores a optar por la indemnización (plata ya, que por lo general necesitan con urgencia para hacer frente a la pérdida del trabajo y los problemas que acarrean los accidentes laborales) o ir a juicio (que dura varios años). De esta forma empujan a los trabajadores a agarrar las indemnizaciones de miseria. Y si pueden esperar a que termine el juicio, debe hacerse en los juzgados civiles y no en los laborales, dejando desprotegidos a los trabajadores, como si fuera un juicio común.”

    Del acto de repudio, pocos fueron los trabajadores que participaron, ya que no se convocó a paro. Fue una jornada deslucida y testimonial. Participaron solamente delegaciones de los sindicatos ATE y ADEMyS de la CTA, junto a sus movimientos sociales como el MOI y el MTL. Además acompañaron sus socios piqueteros como la CCC, MST y Barrios de Pie. De la CGT participaron delegaciones de los sindicatos de camioneros, de peajes, docentes de UDOCBA y del seguro. Acompañó también una pequeña delegación de la UATRE con el Momo Venegas. A pesar de que la CTA no convoco ni a cese de tareas, desde la Marrón Clasista de Capital y La Plata, junto al PTS, participamos activamente con los compañeros José Montes, Christian Castillo y Claudio Dellecarbonara, delegado del subte, a la cabeza. También participaron el PO, IS, MAS, PSTU y otros.

    La convocatoria no estuvo a la altura de la denuncia que desde el mismo palco se hiciese correctamente con respecto a la ley: “debemos voltearla como las AFJP, ya que las ART son un verdadero negocio con la salud de los trabajadores”, y mucho menos se escuchó cómo continuar la lucha contra esta ley, que CFK logró hacer votar. Además hoy quedó claro que no es con contraproyectos de ley, como pretendía De Gennaro y el FAP, que los trabajadores lograremos nuestras reivindicaciones. Dicho sea de paso, la provincia que ellos gobiernan, Santa Fe, vate los records de muertes obreras y del proyecto de De Gennaro ya criticamos sus límites en las páginas de LVO.

    Por todo esto es que a esta jornada participamos para luchar por la anulación de la LRT y exigirle a las direcciones de la CTA y la CGT un verdadero plan de lucha, con asambleas, marchas y paros, para lograr anular esta ley e imponer “delegados de seguridad e higiene” en cada lugar de trabajo, que tengan la facultad de parar la producción cuando se vea amenazada la salud de los trabajadores, o cambiar lo ritmos de la misma cuando perjudique a los trabajadores. Tarea que hoy deberemos redoblar, mientras seguiremos impulsando la recuperación de las comisiones internas en cada lugar de trabajo para acabar con la causa última de los accidentes laborales: la superexplotación, la precarización y las jornadas extenuantes. Frente al proyecto K hay que luchar por la reducción de la jornada laboral a 8 horas y por el reparto de las horas de trabajo, un programa para que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores.