• La Plata: fuerte paro y bronca por abajo

    Data:2012.11.22 | CategoríaBuenos Aires, Estatales | Etiquetas: ,,,,

    Trabajadores estatales, partidos de izquierda, organizaciones sociales y estudiantiles, concentramos desde las 7 de la mañana en la subida y bajada de la Autopista La Plata-Buenos Aires, sumando esta acción a la jornada de paro que se extendió en todo el país.

    En la región, el cese de actividades se sintió fuerte en numerosos lugares de trabajo. En los hospitales sólo se atendieron urgencias y guardias, en el HIGA San Martín la adhesión fue de un 90%. Las escuelas no dictaron clases plegándose docentes y auxiliares a la medida. Algunas de las dependencias que adhirieron con fuerza fueron el IOMA, Desarrollo Social y Educación.

    En Ensenada los trabajadores de las empresas portuarias y el Astillero Río Santiago pararon sus actividades, y una columna de 200 trabajadores del ARS se sumó al corte de la mañana. Los bancos no funcionaron, tampoco las estaciones de servicio ni la recolección de residuos. La estación de trenes permaneció cerrada.

    Los que se pelearon por parar

    En muchas empresas del país, el 20N se siguió atentamente por miles de trabajadores. En la región se destacaron fábricas que fueron al paro por primera vez en su historia. Y también estuvieron las otras donde el ánimo de la mayoría era sumarse a la medida, pero las conducciones burocráticas no lo permitieron. “¿Y si paramos aunque el gremio no adhiera?” se preguntaban en las líneas. “¡Para eso necesitamos una asamblea que los delegados no van a hacer!”, respondía otro sin ocultar su bronca.

    En una empresa del grupo Clarín se pusieron firmes. La conducción nacional del gremio es afín al gobierno, pero los trabajadores no. “¡Hasta que nos expliquen por qué no podemos ir al paro no vamos a trabajar!”, fue la decisión de los trabajadores que entraban a cumplir su turno a primera hora de la mañana. Y permanecieron sin tomar ninguna tarea durante varias horas hasta que el referente gremial se presentó a dar las explicaciones. “Venimos de una reunión con Sabbatella, donde se comprometió que con el 7D no van a tocar ningún puesto laboral”, dijo el gremialista dando por sentado que a cambio no se podía ir al paro. El día después los trabajadores no se quedaron conformes y volvieron sobre los delegados exigiendo respuestas por no haberse plegado al paro nacional. En los pasillos, entre las líneas, en los comedores y vestuarios de las fábricas y empresas, siguen los comentarios y la bronca de los que no pudieron pero se pelearon por ir al paro.