• Extraordinario plenario obrero en la Ciudad de Buenos Aires

    Data:2012.12.10 | CategoríaAeronáuticos, Capital, Docentes, Estatales, Mujer, Nacional, Salud, Tercerización | Etiquetas: ,,,,,,,,,,

    De a uno o en grupos, trabajadoras y trabajadores se acercaban la tarde del feriado del 8 al nuevo local del PTS en la zona sur de Capital. Cerca de las 6, eran más de quinientos los presentes para deliberar sobre la situación abierta después del parazo del 20N y las nuevas tareas que se abren para los sectores antiburocráticos, clasistas y de izquierda.

    Compañeros del subte, aeronáuticos de Aeroparque y Ezeiza, de la Terminal 4 del puerto de Buenos Aires (ver pág. 15) docentes, estatales de Nación y Ciudad, delegados y congresales de varias fábricas de la alimentación que se referencian en la agrupación Bordó y las internas de Kraft y Pepsico, trabajadoras de limpieza, bancarios, auxiliares de cocina de las escuelas públicas, enfermeras del Hospital Garrahan, de aguas gaseosas, señaleros del Urquiza, textiles, junto a obreros inmigrantes bolivianos, peruanos y paraguayos se emocionaron y entusiasmaron viendo un video que dio un pantallazo sobre lo que significó el paro del 20N (verhttp://youtu.be/I57IG25lZkU) y otro con unos fragmentos de la histórica rebelión antiburocrática que sucedió por estos días en la autopartista Lear contra directivos de La Verde del SMATA (ver http://youtu.be/uNk2HX7gzho). Luego Carlos Artacho, referente de la agrupación Violeta de telefónicos, propuso votar como presidencia honoraria del plenario a los trabajadores y los jóvenes de Egipto y a los compañeros de la LTS de México, grupo hermano del PTS que hoy lucha por la libertad de los presos en su país (ver pág. 14), lo que se votó por aclamación. Se votó además un repudio a la patoteada de la Lista Verde de la Alimentación en el congreso del STIA y una total solidaridad con las y los compañeros de la Bordó. Posteriormente Ana Laura Lastra del INDEC y referente de La Marrón de ATE propuso para la presidencia efectiva una nómina de compañeras y compañeros referentes de las agrupaciones, muchas/os de los cuales no integran aún las filas del PTS.

    Mientras los más chicos se divertían en la juegoteca, Claudio Dellecarbonara realizó una reseña sobre la situación nacional y la de la clase trabajadora luego del primer paro nacional contra el kirchnerismo, planteando que el clasismo debe aprovechar los distintos escenarios para, sin darle la espalda a los sindicatos, tensar las fuerzas de la clases obrera con una política independiente a la de la burocracia. Explicó que en la nueva situación podemos caer en dos errores frente a las manifestaciones de lucha que convoca la burocracia sindical: el primero es darles la espalda y tener una política sectaria y abstencionista, y por esa vía abandonar la batalla por crear una corriente antiburocrática en el seno de las organizaciones sindicales. El otro error al que podemos incurrir es el de hacer frente único sin ninguna delimitación política con la burocracia, lo cual también implica una claudicación a la batalla planteada. “Golpear juntos y marchar separados, siempre”. Destacó el importante lugar del PTS y de las agrupaciones allí presentes en esa jornada de lucha, la primera de esas características en once años, tanto en los piquetes de la Panamericana, Callao y Corrientes y Puente Pueyrredón, como en los paros de numerosas fábricas alimenticias, gráficas, jaboneras y de otros sectores. En ese marco fue decisivo el rol de la agrupación “Democracia Desde las Bases” de la cual Claudio es su principal referente, en el paro de la línea B contra la misma conducción del sindicato del Subte. Planteó que tenemos un gobierno y un “modelo” cada vez más en crisis, mientras que las direcciones oficiales del movimiento obrero se dividen entre el apoyo a CFK y a otras variantes patronales. Que está planteado construir y fortalecer agrupaciones político-sindicales clasistas y antiburocráticas en todos los sindicatos para ir hacia una Asamblea Nacional de Trabajadores que pueda ser una alternativa a la burocracia sindical, sus métodos, programa y estrategia, dando entretanto las batallas cotidianas para forjar a una nueva generación de luchadores obreros. Agrupaciones que luchen por la independencia de clase en todos los terrenos, incluyendo el electoral, apoyando y fortaleciendo el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. El compañero Dellecarbonara terminó el informe inicial proponiendo una serie de resoluciones para la deliberación: participar con una columna antiburocrática, clasista y de la izquierda en la movilización que convocan las centrales obreras opositoras para el 19D; participar en la movilización que convocan los trabajadores del subte contra la ley de traspaso de Macri el 13 de diciembre en la Legislatura; fortalecer las agrupaciones clasistas y de izquierda en todos los ámbitos de trabajo; hacer todos los esfuerzos por construir una asamblea nacional de trabajadores como una alternativa a la burocracia sindical.

    En un ambiente distendido y entusiasta, se abrió un riquísimo intercambio entre trabajadores y trabajadoras que no soportan más el estado actual de las cosas y quieren organizarse y luchar para cambiarlas de cuajo. Hubo más de treinta intervenciones de distintos ámbitos: trabajadores precarios, tercerizados, en blanco, inmigrantes, jóvenes, mujeres, pero con una unidad de propósitos. Quedó en evidencia una vez más que hay una nueva situación en el movimiento obrero. Compañeras de los sectores más explotados, como limpieza y cocina, rubros tercerizados, explicaban sus brutales condiciones de trabajo con la frente en alto, con odio de clase, con un notorio aire de rebeldía y desacato hacia los patrones y burócratas. Trabajadores tercerizados de aeropuertos que ganan un tercio que un efectivo de las líneas aéreas, junto a trabajadores de LAN y Aerolíneas. Un trabajador de esa empresa contó que “lo que me rompe la cabeza, lo que me quita el sueño, es cómo organizarnos en cientos de agrupaciones”; y que había aprovechar esta oportunidad para hacerlo. “Tengo 40 y más de 25 laburando, y nunca vi este tipo de encuentros”, expresaba. Otro aeronáutico, tercerizado, contagiaba entusiasmo planteando que organizarse “es un trabajo difícil, es duro, pero es un trabajo que hay que hacer, tomando cada día la responsabilidad militante dentro de las agrupaciones para hacer que esto crezca, porque tenemos que tomar conciencia del momento histórico en el cual estamos organizándonos”. Relató la rica experiencia compartida con los ferroviarios de la Lista Naranja del Roca, cuando colaboraron con ellos en la reciente campaña electoral en la Unión Ferroviaria.

    Roberto Coroco, delegado de la Dirección Municipal de Música, comparaba el proceso actual con el de los setenta; así, la experiencia de compañeros con años de militancia sindical se cruzaba en un mismo lugar con la de decenas de jóvenes trabajadores que recién están comenzando. Un ferroviario explicaba cómo los piquetes no eran un invento de los noventa como nos quiere hacer creer el kichnerismo, sino que son parte de la historia de la clase obrera desde el siglo XIX, y que nosotros somos verdaderos “reincidentes” aplicando estos métodos. Hubo decenas de interesantísimas anécdotas del mundo del trabajo: una trabajadora de tercerizada conto cómo engañar a los patrones y a los burócratas para ser elegidas delegadas y hasta un compañero referente de una alimenticia de Boedo contó como la patronal les ofreció transporte para llevarlos a trabajar el 20N, y éste les contestó que por qué no implementaban ese sistema el resto de los días del año para que los trabajadores dejaran de “viajar como sardinas” en el transporte público: paro total. Una trabajadora de cocina de una escuela, tercerizada, relató cómo se las ingeniaban para pasar volantes de Pan y Rosas dentro de los libritos de Avon, venciendo el miedo para empezar a organizarse: “nosotras sufrimos una verdadera dictadura patronal dentro de la escuela pública”. Compañeras provenientes de Bolivia, Paraguay y Perú leyeron una carta que emocionó a todos (ver en www.pts.org.ar). Sensibilidad, agudeza, perspicacia de una clase obrera que comienza a retomar sus mejores tradiciones.

    El compañero Yuri Fernández, referente de la histórica lucha de Brukman y miembro de la agrupación boliviana Asamblea Popular Coro Mayta, contó cómo fue electo delegado de la populosa Villa 1-11-14 y cómo debe enfrentar a los punteros macristas y kirchneristas y sus políticas privatizadoras de las tierras para negocios inmobiliarios. Aires de rebeldía de los sectores más explotados conjugados con una notable politización de los sectores sindicalizados. Unidad de propósitos. Un compañero de una escuela técnica dio un emotivo saludo a la conferencia en nombre de la Juventud del PTS, planteando nuevamente la unidad de obreros y estudiantes.

    De conjunto la mayoría de las intervenciones estuvo presente la relación entre el frente único obrero, participar eventualmente de escenarios convocados por la burocracia y la necesidad de tener una política independiente para construir agrupaciones clasistas y antiburocráticas. La preocupación era cómo llegar a más compañeros y compañeras y a nuevos y estratégicos lugares de trabajo.

    La inmensa mayoría se pronunció por participar activamente de la jornada del 19D con una columna de los sectores antiburocráticos y de la izquierda, si se mantienen las características que se anunciaron. Se criticó las vacilaciones de otros sectores de la izquierda y se propuso insistirles para que se sumen a una columna de estas características para fortalecer una alternativa a la política de la burocracia, a once años de la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre.

    Finalmente, luego de una intervención del compañero Charly Platkowsky, se votaron a mano alzada las resoluciones. Muchas compañeras compartieron la necesidad de fortalecer Pan y Rosas y el movimiento de mujeres, por lo que se agregó esta resolución a las planteadas inicialmente. Luego la deliberación continuó por grupos, entre bebidas, música y hamburguesas.

    Un hito más, pero importante en el camino de forjar un nuevo movimiento obrero clasista y fusionado con la izquierda revolucionaria. Nuevos tiempos que incluirán turbulencias, crisis políticas y cambios bruscos de la situación, pero que ya empezó a forjar a las y los dirigentes obreros vitales para la victoria de la clase trabajadora. Eso es lo que vimos los que tuvimos el privilegio de estar el sábado en aquel local de la calle 33 Orientales.