• La Plata: De pie y en lucha contra los responsables políticos

    Data:2013.04.12 | CategoríaBuenos Aires, Estatales | Etiquetas: ,,,,,

    CRIMEN SOCIAL: DE LA SOLIDARIDAD A LA MOVILIZACIÓN POR JUSTICIA

    Luana Simioni, delegada Gral. Junta Interna IOMA – ATE

    En La Plata y alrededores miles de vecinos y trabajadores vivimos una situación que definimos como un crimen social, ya que la peor lluvia en la historia de la ciudad dejó al desnudo la responsabilidad gubernamental.

    Como denunciaron docentes de la ingeniería de la UNLP (ver pág. 5) hace años deberían haberse realizado obras en una ciudad que está casi igual en cuanto a desagües e hidráulica desde hace 80 o 90 años. Con Alak y Bruera los negocios de las grandes inmobiliarias y constructoras marcaron el ritmo. Hasta se modificó el Código de Ordenamiento Urbano para que proliferen sin límites las megatorres en terrenos donde vivían dos o tres familias, sin realizar ninguna obra de infraestructura. Este cuadro hizo colapsar a la ciudad sentando las bases para desastres como éste.

    Pero la desidia estatal no termina allí. También la vivimos cuando nos estábamos inundando. En mi barrio, La Loma, el agua llegó a los 2.10 metros. Vimos escenas dramáticas, gente desesperada intentando salvarse. En las cuatro manzanas que rodean mi casa hubo 11 fallecidos, entre ellos la abuela de Plaza de Mayo Lucila Ahumanda de Inama. Fueron horas donde no hubo ninguna asistencia. Si no murió más gente fue por la solidaridad de los vecinos que hacían cadenas humanas para rescatar personas encerradas en casas y autos.

    Y tras la inundación, siguió la desidia. Hay gente que perdió todo. Barrios donde la asistencia no llegó o intenta ser acaparada por los punteros. La mayor parte de la asistencia vino de donaciones de la propia comunidad. Los vecinos, trabajadores y estudiantes, montaron centros de acopio y distribución. Pero por la magnitud del desastre lo que llega no alcanza. Si el Estado dice que no tiene recursos que se confisque a los grandes supermercados, cadenas de electrodomésticos y otras empresas que hicieron fortunas y tienen sus depósitos abarrotados de lo que las víctimas necesitan. No van a perder porque se les confisquen sus depósitos en favor de los que hoy perdieron todo.

    El gobierno de Bruera brilla por su ausencia. Scioli ofrece créditos al 9,9% y se limita a reasignar las donaciones como lo denuncian los trabajadores del ministerio de Desarrollo Social (ver declaración). Y el gobierno nacional anunció medidas limitadas e insuficientes. Una provocación a las víctimas. Quieren “contenerlos” duplicando por tres meses la asignación universal, mientras no hay anunciado otro subsidio, no se repondrán las viviendas barridas por la tormenta ni hay materiales ni indemnizaciones para reconstruir lo perdido. Y a quienes tienen un salario les ofrecen endeudarse relativamente barato. No podemos pagar una crisis que no causamos. Exigimos subsidios para todos los damnificados y un plan de viviendas populares que comience por las barriadas más afectadas.

    Junto a esto debe implementarse urgente un plan de obras públicas, comenzando por las obras hidráulicas necesarias para afrontar próximas tormentas. Un plan controlado por los trabajadores, vecinos y las asambleas barriales que están surgiendo, supervisado por los docentes y estudiantes de las facultades de Ingeniería y Arquitectura y Urbanismo, que resuelva los problemas de infraestructura. Hay que detener la construcción irracional de megatorres y exigir el fin del negocio inmobiliario de unos pocos que facturan millones a costa de convertir a la ciudad en una trampa mortal. Hay que gravar el negocio inmobiliario, que paguen quienes se la llevaron en pala durante estos diez años y destinar esos recursos a la obra hidráulica.

    Debemos impulsar un gran movimiento por justicia para las víctimas, que aún no se anuncian en su totalidad. El gobierno quiere cerrar la lista de muertos para ponerle un coto a la tragedia, pero sabemos que el impacto es mayor. Ante la falta de transparencia en la información, las organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas que hace años nos organizamos en la Multisectorial de La Plata, Berisso y Ensenada tenemos la responsabilidad enorme de impulsar la constitución de una comisión investigadora independiente que investigue y releve los datos necesarios para esclarecer el saldo fatal de la tragedia.

    Hay que fortalecer las asambleas que surgen en todos los barrios, coordinándolas en una gran interbarrial que se ponga a la cabeza de la lucha por todas nuestras reivindicaciones.