• ATEN: Elementos de balance y perspectivas

    Data:2013.05.09 | CategoríaDocentes, Neuquén | Etiquetas: ,

    Graciela Frañol y Francisco “Tito” Gómez – Sec. DDHH ATEN Capital y Sec. Primaria ATEN Centenario

    En los últimos números de La Verdad Obrera venimos informando del desarrollo del conflicto y nuestra política. En esta nota queremos plantear algunos aspectos de balance, reflexión y orientación después del levantamiento de la huelga, que dejaremos plasmados en un próximo boletín de la Agrupación.

     

    Una derrota parcial

    El resultado del conflicto es una derrota parcial, porque no logramos doblegar al gobierno que mantuvo su plan de discutir salarios en junio; pero se legitimó el pliego del sindicato al tomar (por propuesta de la Negra) problemas como la infraestructura, falta de bancos (vacantes), cierre de jardines y se abrieron mesas “técnicas” con el gobierno por algunos de esos puntos, que están teniendo lugar actualmente. También se frenaron los descuentos de los días de paro del mes de abril, (aunque hubo casos puntuales de descuentos que se están atendiendo desde el sindicato).

    Problemas de caracterización, política y cohesión interna de la huelga Esta fue la primera huelga desde el 2010, después de dos años de desmovilización impuesta por el FUS (Celestes-K) y a pocos meses del triunfo del FURA. Hubo poco tiempo para preparar la huelga y al interior del FURA no hubo una caracterización común de la situación. Fue un error de la comisión directiva provincial asumir como propio el discurso de Tribuna Docente (PO) que planteaba que el gobierno estaba débil. Discutimos contra esta posición tanto al interior del FURA como en las asambleas, ya que el gobierno venía de derrotar la lucha del EPEN y se plantaba durísimo contra ATEN, basado en su alianza con las petroleras y la burocracia de Pereyra (a lo que se suma la tregua con la CTA). Esto se agravó por el método de las corrientes del FURA que integran la directiva provincial (en la que no estamos) que actuaban de hecho como “mesa chica” del frente.

    Tampoco se logró durante la huelga articular correctamente a la base (que hacía el paro masivamente los días de marchas provinciales pero no los demás días) y los sectores más activos, que hacían el paro todos los días e iban a las asambleas. En este contexto, el paro por 72 horas con continuidad (que apoyamos con la mayoría de los asambleístas) se demostró como una medida inadecuada para cohesionar vanguardia y base, que se impuso más por la dureza del gobierno que por la fortaleza interna de la huelga, ya que en vez de discutir a fondo en el FURA qué medidas eran las más adecuadas, se resolvió sobre la marcha y en debate con los proponían “ir a menos” como única alternativa, pero sin una estrategia común.

     

    El FURA y las demás corrientes

    Como siempre dijimos, el FURA es un frente antiburocrático amplio, en el cual hay más de 15 agrupaciones con posiciones muy distintas. Sirvió para sacar al FUS (Celestes-K) pero tuvo muchas dificultades para actuar con unidad de propósito durante la huelga, haciéndose más claras las diferencias en los días previos a Semana Santa, cuando desde la Negra impulsamos contra la mayoría del FURA el corte del puente carretero Neuquén-Cipolletti, que fue el primer corte de ruta de ATEN desde el 2007. Sin embargo, consideramos que es un error asignar a la mayoría del FURA todos los problemas que tuvo la huelga, que fue aislada por la CTERA y la CTA y en la que corrientes como la Naranja de Aguirre y el sector de Guagliardo (que iban mudos a las asambleas) le sacaron el cuerpo a la huelga, esperando desgastar a la dirección, en alianza de hecho con el FUS, a lo cual fueron funcionales “por izquierda” la seccional Senillosa, la Fucsia (IS) y grupos menores sobre el final de la huelga.

     

    La posición de la Negra

    Actualmente el FURA está pasando por una crisis y fuerte debate interno, por la forma burocrática en que la mayoría de la comisión directiva provincial decidió levantar la huelga, con un argumento “estatutario”. El método de decisión del plenario de secretarios generales no va más. Tiene que contemplar los mandatos por mayoría y minoría y contar la cantidad de asambleístas reales, en lugar de los afiliados de cada seccional. Desde la Negra planteamos que el FURA debe ser un instrumento para reorganizar el sindicato, acorde a las expectativas de la mayoría que nos votó, contra la posición de la mayoría de atender los problemas “administrativamente” en lugar de ampliar y profundizar todos los mecanismos democráticos de nuestro sindicato.

    Es necesario organizar un masivo cuerpo de delegados que tenga peso en todas las escuelas, llamar a asambleas para discutir la situación de las mesas técnicas, responder ante las escuelas que no funcionan por problemas edilicios y contra todo ataque que se realice sobre los compañeros y compañeras. Esa pelea estamos dando desde la Negra de cara a la base con recorridas y debate en cada escuela para ampliar la base militante del sindicato y prepararnos para próximas batallas, en unidad con los estatales, obreros de Zanon, estudiantes universitarios y la comunidad en general, en defensa de la educación pública.