• Tucumán: ¿A dónde va el conflicto de la Salud?

    Data:2011.05.05 | CategoríaEstatales, Tucumán | Etiquetas:

    La marcha realizada el día 29 de abril fue una clara muestra de la situación en la que nos encontramos. Mientras las marchas cada vez tienen menos convocatoria, la dirección del SITAS (sindicato conformado por un sector de los autoconvocados) persiste en la política de aislar al activismo de la base. Más preocupados por llevar a los trabajadores detrás de Proyecto Sur, que de organizar a los miles de trabajadores de los hospitales, en sus largos discursos no se les escapa siquiera decir concretamente porqué se está luchando. De hecho, evitaron realizar movilizaciones en medio de las paritarias generando expectativas en que se pueden realizar conquistas negociando por arriba. Desde la conformación del SITAS sus dirigentes se han burocratizado, llegando al punto de firmar con el gobierno un acuerdo de paritarias a espaldas de los trabajadores, del cual debieron rectificarse por la presión que hicimos en los hospitales.

    En la marcha, que además era para rememorar el 1° de Mayo, “casualmente” hablaron los impulsores de Proyecto Sur en la provincia, entre ellos el fraudulentamente electo Secretario General de la CTA provincial, Salvador Agliano, que hasta ahora no realizó ni una sola medida en apoyo a los autoconvocados (a decir verdad, no realizó ninguna medida en general). Por si esto fuera poco, hicieron subir al escenario como orador al dirigente de los policías que hace días se acuartelaron por aumento salarial. Es increíble que no haya lugar para luchadoras como Zoila Padilla, trabajadora despedida de las tercerizadas de limpieza del Hospital Padilla, o para los docentes municipales que luchan por la equiparación salarial, y sí para quienes lejos de ser trabajadores son los que nos reprimieron en 2009 y quienes organizan los negocios de la droga, el juego, la trata de personas y prostitución. Los autoconvocados debemos dar un giro en la orientación del conflicto, volviendo a lo que en 2009 nos dio fuerza. Debemos levantar un programa de lucha claro: Básico de $4.000 para la categoría inicial, pase a planta de los ad honorem, reemplazantes y tercerizadas y 82% móvil, que parta de los compañeros más necesitados y que sea discutido y votado por los compañeros de base. Además es necesario exigir un paro provincial a la CTA y a la CGT, de forma de unir al conjunto de los trabajadores contra los planes de hambre de Alperovich que mantiene a Tucumán con el segundo peor salario promedio del país.