• CABA / Represión y marcha de repudio

    Data:2013.05.03 | CategoríaCapital, Estatales | Etiquetas:

    Para hablar de  la feroz represión que sufrieron pacientes y trabajadores del Hospital Borda, que convocó al repudio extendido que se expresó en el paro y marcha del martes 30, hablamos con  Ana Laura Lastra, delegada de la Junta Interna de ATE-INDEC  y miembro de la Lista Marrón; y Bárbara Acevedo, delegada del Hospital Garrahan e integrante de la agrupación Sí se puede!

     

    ¿Qué pasó el viernes 26?

    Bárbara Acevedo: Esa madrugada en el Borda la policía metropolitana desplegó un operativo para respaldar a las topadoras macristas, encargadas de demoler un servicio esencial, como es el servicio Taller Protegido Nº 19, en el que los pacientes realizan laborterapia. Trabajadores del mismo hospital se acercaron a exigir explicaciones, a lo que le respondieron con balas de gomas, golpes y gas pimienta. Por eso nos hicimos presente trabajadores de ATE de otros hospitales y organismos públicos para protestar por esto, ante eso la metropolitana no dudo en agredirnos con más balas de gomas. Entre los heridos hay pacientes del Borda. Pero además comenzaron a  llevar detenidos a los que nos manifestamos, entre ellos a una compañera mía del Garrahan, Cristina.  El saldo de esto: 50 heridos y 8 presos.

    AL: La represión comenzó a primera hora de la mañana y se extendió hasta entrada la tarde. No fue un “exceso”, fue una decisión política, mientras nos reprimían, durante largas horas,  tiraron abajo el taller mostrando su decisión a avanzar en el negocio inmobiliario. La Metropolitana contaba con uniformados armados hasta los dientes, con las caras cubiertas, pero a pesar de eso los trabajadores no dudaron y demostraron su interés en defender  más que una fuente de trabajo,  todo el sistema de salud pública. Los compañeros de la Marrón nos quedamos junto al resto de los trabajadores  que permanecimos en el  Borda, mientras otros compañeros se movilizaron hasta la comisaría a exigir que liberen a los detenidos acompañados por Alejandrina Barry, del CeProDH, y los abogados de la CORREPI y ATE. Más tarde todosfuimos a la comisaría.

     

    ¿Cómo respondieron los gremios frente a esta represión?

    AL: El martes 30 participamos del paro nacional que convocó La Directiva de ATE Nacional al que adhirió UTE, con cese de actividades; los trabajadores del subte con apertura de los molinetes durante dos horas; la CTA michellista. Hasta los gremios que habían firmado a favor de los proyectos macristas tuvieron que pronunciarse frente a esto. UPCN llamó a parar en los hospitales Borda y Moyano, no en el resto; Sutecba, sólo expresó un tibio repudio. Desde la Marrón-Sí se puede!  convocamos y recorrimos oficinas, hicimos asamblea, sacamos miles de volantes para difundir nuestro repudio a la política privatista y represiva de Macri, denunciamos la complicidad del kirchnerismo que votó todas las leyes que posibilitan  negocios inmobiliarios en los terrenos de los hospitales públicos. Recordemos que los K le han votado a los derechistas mano dura macristas, que puedan tener y dirigir su propia policía, la metropolitana. El martes marchamos en una nutrida columna junto a nuestros compañeros docentes de la 9 de Abril.

     

    ¿Qué se dijo en el acto?

    BA: Si bien la movilización fue importante, mostrando la energía y fuerza para continuar, ni los dirigentes de la CTA michelli ni los dirigentes de la CTA de Yaski, que fueron los oradores del acto, platearon cómo continuar. Para pararle la mano a Macri y echar a los responsables de la represión no alcanza con un paro, hay que discutir un plan de lucha de las dos CTA Capital, la de Micheli y la de Yasky.

     

    ¿Cuál es la política de la Marrón?

    AL: Tanto  en los hospitales y los organismos nacionales y municipales de la capital debemos realizar asambleas comunes de afiliados, de uno u otro gremio, y no afiliados para seguir movilizados. Es necesario hacer un pliego único de reclamos y discutir un plan de lucha hasta que se cumplan todas nuestras demandas.   Debemos exigir a las distintas direcciones sindicales la  continuidad de esta jornada y ser miles en las calles contra la represión, por todos los reclamos de los trabajadores del Borda y en defensa de la salud y la educación pública como un derecho de los trabajadores y el pueblo pobre y no como el negociado que pretende el derechista de Macri. Pero el macrismo no sólo reprime en forma directa, también ataca la libre organización de los trabajadores, entre otros ataques a nuestras conquistas han impugnando a 22 juntas internas de ATE, persiguiendo y discriminando a aquellos compañeros que quieren organizarse. Continuaremos movilizados para exigir las renuncias de los ministros de Desarrollo Urbano Chain, de seguridad  Montenegro, y de salud Graciela Reybaud.