• NEUQUEN: Un primer balance de las elecciones de ATEN

    Data:2010.11.18 | CategoríaDocentes, Neuquén | Etiquetas:

    El jueves 11 se realizaron las elecciones en ATEN. Una mirada superficial podría indicar que poco ha cambiado: la Azul y Blanca, esta vez con la Celeste, mantuvo la conducción Provincial, la Naranja – Lila la Seccional Capital y la Índigo la mayoría de las seccionales opositoras, salvo Picún Leufú que la perdió en manos de la Naranja. Sin embargo, esto no da cuenta de que las viejas conducciones Naranja y Azul y Blanca no son hoy representación de la mayoría. Es que a pesar de retener las conducciones, estas elecciones mostraron una importante voluntad de cambio en ATEN, producto de la (mala) experiencia con las direcciones durante las últimas huelgas.

    La Azul y Blanca retuvo la conducción Provincial por 38 votos sobre la Naranja, cuando durante años venía imponiéndose holgadamente, lo que muestra el repudio a su rol entregador durante la lucha de principio de año y a su campaña electoral en la que reivindicó la política educativa del gobierno K, manifestándose en contra de las asambleas y la huelga como métodos de lucha y organización.

    Lo mismo puede decirse de la Naranja-Lila en Capital, que ganó por 33 votos por sobre el Frente Fucsia-Marrón-Colorada-Gris, haciéndose claro el rechazo de un importante sector de la base a su rol de seguidores de la Azul y Blanca, junto a quienes firmaron el acta que determinó el levantamiento de la huelga.

    Este estrecho margen es un límite que le puso la base a estas conducciones: de cara a los próximos años no tienen ningún “cheque en blanco” sino que, por el contrario, fueron seriamente cuestionadas.

    ¿Por qué no ganó la oposición?

    En un comunicado del 26/09 señalamos que “el resultado de las elecciones de CTERA en Neuquén y centralmente la oposición que logramos ser durante la huelga de este año, muestran que -detrás de una política democrática, combativa y consecuente- se puede recuperar ATEN (…). Sólo es necesaria la voluntad política de las agrupaciones y las conducciones de las seccionales opositoras de hacerlo.” Por eso en su momento hicimos un llamado “a todas las agrupaciones (Marrón, Fucsia, Rosa, Ámbar, Colorada, Púrpura) y directivas de las seccionales (Frente Índigo) que nos opusimos a la firma del acta durante la huelga de este año” a discutir la conformación de un Frente unitario para recuperar ATEN Provincial, Capital y otras seccionales. La negativa de la mayoría de las agrupaciones a impulsar una política unitaria de la oposición permitió que la Azul y Blanca retuviera la conducción Provincial, y la Naranja la seccional Capital. Sumando las listas opositoras, hubiéramos ganado claramente ambas.

    Un Frente poco “unitario”

    Lamentablemente quienes tienen responsabilidad de dirección o de minoría decidieron especular con el desarrollo de su propia corriente en vez de asumir la responsabilidad de aglutinar al conjunto de los luchadores. Así la Lista Índigo se jugó a conservar las seccionales en las que estaba (perdiendo la seccional Picun Leufú), la Rosa, que por su antipartidismo se negó a construir un Frente, perdió la minoría de Capital; y por último el Frente Fucsia-Marrón-Colorada-Gris, debido a sus maniobras sectarias y fraccionales para no ir en un frente con la Negra, quedó a sólo 33 votos de ganar la Seccional Capital. Esto hubiera significado un gran paso adelante para los trabajadores y trabajadoras de la educación pero, como hiciéramos público el 3 de octubre, “lamentablemente, los/as compañeros/as, sin mediar ninguna explicación, se retiraron de las reuniones que veníamos sosteniendo, (…) no apareciendo el sábado 2 de octubre a la reunión que habíamos acordado en común y ni siquiera atendieron los teléfonos para dar alguna explicación.”

    Fue esta actitud poco “unitaria” del Frente la responsable de dejar en manos de la Naranja la conducción de ATEN Capital por dos años más.

    Prepararse para fortalecer ATEN desde las bases

    Desde la Agrupación Negra nos presentamos por primera vez solos para elecciones de ATEN. A pesar de la dispersión de listas y de los ataques macartistas hicimos una gran campaña militante, difundiendo las ideas de la izquierda clasista de ATEN y haciendo campaña por el castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, bandera que lamentablemente no tomó ninguna de las agrupaciones de ATEN.

    Se abre una gran oportunidad para llenar de militancia nuevamente a nuestro sindicato. Las conducciones oficiales que ganaron están en minoría respecto de nuestras agrupaciones militantes. La mayoría de los trabajadores y trabajadoras de la educación votamos en contra de cualquier intento de transformar ATEN en un sindicato “a lo CTERA”, sin asambleas y vacío de participación, y contra las conducciones que entregaron nuestra lucha. Es necesario volver a reagruparnos todos/as los/as luchadores/as porque se viene otra etapa en esta pelea. Para ello seguiremos llamando a la unidad de las agrupaciones opositoras y de los cientos de activistas de ATEN para defender las asambleas como método de organización y decisión, la huelga como herramienta de lucha y la unidad con otros sectores como camino para frenar los ataques del gobierno y, en definitiva, para ganar cada pelea que tengamos que dar.