• La intervención de la Marrón Clasista en el plenario de la CTA Capital

    Data:2010.10.07 | CategoríaCapital, Elecciones CTA 2010 | Etiquetas:

    por Ana Laura Lastra, delegada de la Junta Interna de ATE INDEC

    El martes 6 de octubre se llevó adelante un plenario de la CTA Capital. La convocatoria realizada por la nueva conducción de la 1, que aun no asumió formalmente, reunió a unas 250 personas en la sede de ATE Nacional. La presencia mayoritaria de delegados y activistas de ATE, sindicato donde dirige la lista 1, y la ausencia de la dirección de gremios como UTE, APA donde dirige la 10, indicaba a las claras que hay una crisis enorme de legitimidad en la CTA. Sin vergüenza fue el papel del PCR y del MST que se mostraron como parte de “esta fiesta”. Es que ahora ya son parte integrante de la directiva con cargos en distintos lugares del país.

    Tanto en la apertura como en el cierre del plenario, las palabras de Carlos Chile apuntaron a un “balance muy positivo” de las elecciones de la CTA que “muestran un modelo distinto de democracia sindical”. En el borde del ridículo llegaron al punto de afirmar que “la CTA se había convertido en la noticia política de la semana”, un discurso triunfalista intentando crear un microclima de “fiesta democrática”, que no coincide en absoluto con las vergonzosas acusaciones públicas de todo tipo de fraudes, tanto de Pablo Michelli como de Hugo Yasky. Ese clima que quisieron transmitir se daba de bruces con lo que los compañeros comentaban en los lugares de trabajo.

    Desde la Agrupación Marrón Clasista, a través de mi intervención, en primer lugar remarcamos que estaba bien hacer un balance pero que éramos bastante pocos los allí presentes y que el balance tenía que partir de la base, pero para que los compañeros no sólo debatan sino decidan y voten qué hacer. Que disculparan si éramos “aguafiestas” pero que había una crisis que se había profundizado y que había que hacerse cargo. Querían mostrar que en la CTA Capital estaba todo bien y que Eduardo López dirigente de UTE había felicitado a Carlos Chile por haber ganado, pero entonces le preguntamos ¿a dónde estaba la dirigencia de UTE? No había ninguno en ese plenario, y además ¿qué medidas de fuerza se iba a hacer en la capital sin los docentes? Recalcamos que nosotros queremos ir hablarle a la base docente.

    Sostuvimos que la división se había hecho evidente cuando fue el conflicto entre el gobierno y el campo, mientras Yasky apoyó al gobierno y de ahí en más empezó a cumplir un rol más claro, llegando a poner este año el techo a las paritarias siendo los docentes el primer gremio en firmar un 23%. Mientras tanto denunciamos que: en este mismo anfiteatro se había realizado un acto con Buzzi, sentado al lado de la directiva.

    Las mismas elecciones, con acusaciones de fraudes cruzadas, que es cierto que las quiere utilizar el gobierno, pero denunciamos que hubo fraude de todo tipo, por lo que sectores enteros no pudieron votar, como nuestros compañeros del sindicato del ajo de Mendoza o los maestros de esa provincia.

    Algunos dirigentes de la 1 habían apelado al macartismo diciendo que había que tener cuidado con los partidos de izquierda que se hacían eco del discurso del gobierno, que dice que la CTA estaba en crisis. A eso respondimos que había hechos objetivos. Nos preguntamos ¿quién desmoraliza? ¿Los que decimos lo que pasa y proponemos una salida o Milagro Sala que le dio los votos a ustedes y después se va da la central diciendo que es kirchnerista?

    Sobre todo remarcamos que había un tema fundamental que nadie había mencionado. Había que discutir Paraná Metal. Muchos de los que estamos acá estuvimos en la jornada de apoyo a los trabajadores Paraná Metal. Entonces preguntamos al plenario si sabían que esa lucha había terminado en una derrota. En medio de las elecciones, Pablo Micheli prometió en el corte de Paraná Metal frente a los trabajadores que si quedaba un solo compañero en la calle, la CTA iba al paro. Y eso no lo vimos por TV, nuestro compañero José Montes de la lista 4 estaba ahí cuando lo dijo. El paro de Michelli nunca llegó. Lo que si llegó, mientras se contaban los votos, fue un acta firmada por la UOM de Villa donde se plantea que 600 familias se van a quedar sin sustento en un año.

    Para finalizar, dijimos que ante semejante crisis había que llamar a un congreso de delegados de base para votar una comisión directiva provisoria y discutir un plan de lucha. Pero que empezáramos por capital, que hiciéramos asambleas en cada lugar de trabajo, unificando todos los reclamos: la reapertura de las paritarias, acabar con la tercerización laboral, pelear por el pase a planta. Y el 82% móvil, que no puede ser al salario mínimo que pide la derecha del grupo A, sino que tiene que ir ligada a la pelea por el aumento salarial y al 82% de la canasta familiar.

    Párrafo aparte, la lista 3 del PO, si bien planteó la crisis de la CTA, su denuncia clave fue “el copamiento kirchnerista” de la Central. Su denuncia a toda la directiva fue por no haber estado en las calles el 19 y 20 del 2001 pero lamentablemente no dijeron una palabra de la traición de ambas alas en Paraná Metal. Curiosamente, tampoco mencionaron, ante el fraude, la necesidad de un congreso de delegados de base para elegir una dirección provisoria. Sólo se limitaron a exigir una marcha por el 82% móvil para el 13, cuando se votará la ley del Grupo A en el Congreso. Pero esto ya lo había decidido antes la dirección de ATE en su seguidismo a Proyecto Sur. Mientras, la lista 5 brilló por su ausencia.

    Desde la Mesa se prometió que llevarán la moción de paro nacional con movilización a Plaza de Mayo para cuando asuma la nueva directiva nacional. Frente a nuestro planteo de Congreso de delegados de base dijeron no vamos a plebiscitar una dirección paralela y que la elección ya se había hecho, pero nada dijeron a nuestro planteo de Paraná Metal ni a la crisis abierta por Milagro Sala.

    Por todo esto, creemos que hay que profundizar la perspectiva planteada en esta campaña por la lista 4 Marrón Clasista que es construir desde abajo hacia arriba una central que responda a los intereses de los trabajadores en el camino mostrado por el nuevo sindicalismo de base como los compañeros de Kraft, Zanon y el sector clasista del cuerpo de delegados del subte, todo lo contrario al que proponen ambas alas que se disputan el ganador de la fraudulenta elección a espaldas de los trabajadores.