• ¡Ni despidos ni trabajo precario para los estatales!

    Data:2011.03.21 | CategoríaCapital, Comunicados, Estatales | Etiquetas:

    Continúa la lucha en el INDEC por la reincorporación de Facundo Lahitte. El viernes 18 los funcionarios del Ministerio de Economía que responden a Boudou, levantaron la reunión que le habíamos arrancado con la movilización del martes pasado, en la última acción contra el despido.

    Seguimos en estado de alerta y ya hemos realizado de todo: varias asambleas, papelazos y ruidazos, actos de escrache a los funcionarios que no dan la cara, dos conferencias de prensa con algunos miembros de la directiva de ATE, de la CTA y las juntas internas que siempre nos acompañan, acampamos en la puerta la semana pasada y la última marcha después del último “Abrazo al INDEC” y denunciamos al ministro Amado Boudou porque “estrena su campaña con este despido en el INDEK”.  El despido de Facundo es el ante-último eslabón de la cadena de aprietes y atropellos de la intervención de Moreno y la patota de UPCN, a la que ahora le sumaron otro: una serie de sumarios y suspensiones que llegan hasta el pedido de desafuero de delegados de nuestra junta interna.

    Las razones políticas que tiene el gobierno nacional en manipular las estadísticas desde el 2007 eran profundas: esconder el costo de vida, truchar otros datos claves como la pobreza, la indigencia, la sub ocupación, el censo nacional agropecuario del que al día de hoy se sigue sin entregar datos precisos. O mismo los datos del censo nacional de población, de los que tampoco se conoce mucho, aparte de los dudosos 40 millones que se ignora cómo arribaron a tal cifra; hecho por el cual, aunque no lo quieran admitir, despidieron al compañero que trabajaba en un sector clave del censo. Hay un largo listado de etcéteras; pero para sintetizarlo: lo que permitió el desguace en el INDEC fue la situación previa que era la existencia de una gran porción de trabajadores en condiciones de precariedad laboral, es decir planta transitoria, resolución 48 o contratos basura de terceras entidades (como el curro con las universidades).

     

    Que Boudou se haga cargo del costo político que le corresponde a su campaña electoral. Por eso, en la asamblea del INDEC propusimos que “se le haga saber a los funcionarios” que “sino lo reincorporan a Facundo lo vamos a escrachar en cada acto o aparición pública”.

    Pero la precarización laboral es un problema de la mayoría de los trabajadores en todos los sectores del Estado.

    Así es como los compañeros y compañeras del Ministerio de Trabajo denuncian que el 70% de los trabajadores de “la casa” de Tomada tiene a sus trabajadores con algún tipo de precariedad laboral. En ese marco, la semana pasada realizaron una asamblea de 140 trabajadores -de distintas delegaciones y gerencias- y votaron un paro para el pasado 17 de marzo continuando su lucha contra la precarización, por un aumento salarial del 40%, un aumento del reintegro por jardín, más una suma fija de emergencia de 1500 pesos.

    Está muy claro que los trabajadores estamos dispuestos a pelear contra los despidos y por nuestras condiciones de trabajo. Pero por eso mismo, la directiva de ATE tiene que abandonar las medias tintas que la caracterizan y poner todo lo que un sindicato tiene que poner cuando es atacado por los despidos y a  partir de eso será creíble para los compañeros de los sectores cualquier lucha salarial. Con una perspectiva clara podrán salir a la calle todos los sectores que tienen realidades similares. Los delegados de las juntas internas de ATE, el activismo y los trabajadores, tenemos que encarar esta pelea.

    Cuando la precarización laboral está en boca de todos, sobre todo gracias al histórico triunfo con la efectivización de más de 1500 ferroviarios del Roca y cuando Pedraza, el burócrata asesino está preso; estos hechos muestran que es la oportunidad para que no pasen los despidos y el pase a planta permanente deje de ser una frase vacía de la directiva de ATE. Como se dijimos desde la Agrupación en uno de los últimos plenarios: “en el despido del delegado Pablo de contaduría, la directiva no estuvo a la altura de las circunstancias”.

    Luego de tres plenarios en los que hubo muchas críticas, incluso de compañeros delegados de la propia verde, afirmamos que, mientras desde abajo se empuja, desde arriba no se quiere largar ningún plan de lucha serio que ponga al sindicato y a la central en la calle contra las persecuciones y por el fin de la precarización laboral. La realidad es que ATE está en una crisis luego de la división de la CTA , donde hay un sector más pro-gobierno y otro más pro-centroizquierda. Sin embargo, ambos comparten el inmovilismo y la interna sin fin que frena la lucha que necesitamos, negándose sistemáticamente a llevar a cabo una lucha seria por los reclamos de los trabajadores y para enfrentar a los gobiernos de Cristina y a Macri, que desde el año pasado vienen profundizando con despidos un ataque persistente sobre el activismo de ATE: Contaduría, Enargas, INDEC, Teatro Colón, despidos en hospitales, INADI, Ministerio de Educación CABA, entre otras.

    La situación de los trabajadores estatales demuestra que el doble discurso de este gobierno no tiene límites. Mientras bautizaron el “2011 como el año del trabajo decente”, mientras Tomada y Boudou están de campaña en la interna del Frente Para la Victoria de Capital, se sacan la careta sobre un mito K: el de que el estado no echa trabajadores y que no discrimina el derecho a la protesta o a la organización política sindical. Como dijimos en asambleas: El próximo plenario tiene que hacerse abierto para que pueda participar todo el activismo de ATE, para que todos los afiliados podamos decidir cómo continuar nuevas y contundentes medidas de fuerza. Que sea una gran demostración política hacia en el Ministerio de Trabajo con la idea de mostrar la predisposición a coordinar las distintas luchas que están enfrentando los despidos y persecuciones, como también la exigencia del pase a planta y aumento de salario. Pero la directiva del sindicato desecha realizar este hecho político, callejero. Sostenemos que desde la juntas internas hay que ponerse firmes y los trabajadores tienen que hacer los mismo en las asambleas de cada sector, porque si no hay participación de la base, difícilmente se pueda promover una pelea en serio -más allá del próximo paro del 31 de marzo al que no se llega con un plan de lucha o una orientación seria- ya sea para enfrentar los despidos o para romper los techos salariales que impondrán los Gobiernos y sus aliados de Sutecba y UPCN.