• Conflicto en el CONICET

    Data:2011.12.29 | CategoríaConicet, Docentes universitarios, Nacional | Etiquetas:

    Este miércoles 28 de diciembre, frente a las puertas de la sede central del CONICET en la avenida Rivadavia -custodiada por numerosos policías de la Federal-, se realizó una movilización en protesta tras la publicación de los resultados de las convocatorias a becas post-doctorales y las entradas a Carrera de Investigador Científico y Tecnológico, que dejó sin trabajo a 1.630 doctores de diversas disciplinas.

    Más de 300 personas reunidas en asamblea votaron el corte de calle que se mantuvo durante más de 5 horas, y decidieron quiénes serían los delegados que recibirían la propuesta del Directorio del CONICET, reunido específicamente para tratar este conflicto.

    Los delegados llevaron el reclamo por mayor cantidad de becas, transparencia en las evaluaciones y criterios públicos, y el cese de la discriminación ideológica en las evaluaciones, como sufriera recientemente Fabián Harari, miembro de la Asamblea de Intelectuales en Apoyo al FIT y militante de la corriente Razón y Revolución. El organismo ofreció como alternativa otorgar 106 becas post-doctorales más, casi una provocación en relación a la gravedad de la situación. La asamblea rechazó la propuesta del Directorio y propuso seguir en alerta y movilización.

    En el debate, los militantes del PTS que trabajamos en CONICET denunciamos que estos despidos encubiertos son, por un lado, el cuello de botella que surge como consecuencia del plan ejecutado durante el período de mayor crecimiento económico, en que se entregaron miles de becas de investigación a profesionales, pero manteniendo restringidas simultáneamente las entradas a la planta permanente (Carrera de Investigador Científico y Tecnológico). Y, por otro lado, constituyen el primer reflejo del sistema científico ante la crisis internacional que comienza a afectar a la Argentina.

    El contraste es contundente: Tecnópolis y transferencia del conocimiento al sector productivo, contra miles de profesionales formados para hacer investigación que quedan en la calle, ofrecidos como mano de obra barata al sector privado. El gobierno tiene un proyecto de ciencia que poco tiene que ver con su discurso de “transformar la matriz productiva del país” ofreciendo productos de alto valor agregado; se propone, en cambio, profundizar su política actual poniendo todo el sistema científico al servicio de las medianas y grandes empresas para asegurarles mayor rentabilidad y mejores negocios, como lo demuestran los cambios que intentan imponer en el INTI.

    Por eso, además del reclamo por becas propusimos retomar las banderas de lucha que estamos levantando hace tiempo los trabajadores del CONICET (pase a planta de los contratados, efectivización de las licencias por maternidad, obra social y aportes jubilatorios para los becarios, 82% móvil y recomposición salarial para el conjunto de los trabajadores discutida en paritarias, instancia que nunca tuvimos los trabajadores pese a los más de 50 años de existencia del CONICET) y comenzar un debate profundo que cuestione este sistema de ciencia al servicio de la burguesía.

    Becarios del CONICET en la Juventud del PTS